jueves, 19 de febrero de 2015

¿Por qué el 80% de los contenidos generados por las empresas no funcionan?

El 80% del contenido de una web no funciona. Se trata de un dato que abruma a cualquiera. Según parece, tus esfuerzos por generar contenido y mantener tu web actualizada son en vano. El estudio de InboundWriter indica que como mucho el 20% de tu contenido generar el 90% del tráfico web de tu página. 
 
Muchos profesionales afirman sin dudarlo que el Marketing de Contenidos es una manera de fidelizar y esencial en cualquier compañía. ¡Y lo es!. Isabel Herrera así lo destacaba en una reciente entrevista añadiendo que esta, es sin duda, una forma conseguir una relación muy estrecha entre la marca y el cliente. Sin embargo, la realidad nos sirve para bajar del cielo y poner los pies en la tierra. No nos encontramos ante ninguna panacea, y mucho menos si las empresas siguen creyendo que el marketing de contenidos es lo mismo que aquella comunicación tradicional de la simple nota de prensa que a no ser, seamos una gran corporación o empresa, a nadie ya le interesa.

Muchas agencias de comunicación siguen empeñadas en ofrecer a sus clientes la elaboración de comunicados y notas de prensa comerciales que posteriormente son enviadas de forma masiva a múltiples medios en busca de una promoción gratuita, y dejando a su suerte o a criterio de estos, que las mismas puedan resultar relevantes o interesantes para ser publicadas, o lo más seguro, terminen ignoradas e incrementado el número de correos eliminados a los que no se les presta atención dado que no aportan valor añadido alguno en la mayoría de los casos.


Es muy fácil caer en la tentación  de orientar la información a contar lo "estupendos que somos y lo bien que hacemos las cosas". Sin embargo, Fundamentalmente se busca "generar atracción" de los clientes hacia la marca pero sin una intención de venta directa, sino como resultado de la relación usuario-marca.

No es casual que los datos de InboundWriter pongan de manifiesto que muchas empresas fracasan pensando que están realizando una buena estrategia de marketing de contenidos. Para lanzar esta afirmación, la empresa ha analizado el tráfico orgánico de más de 110.00 páginas, junto con 32 millones de páginas vistas, entre junio de 2012 y mayo de 2013. ¿Significa esto que el contenido no sirve para nada? ¿Qué es lo que deberías hacer ahora? Este estudio es un jarro de agua fría para los defensores de que el contenido es el rey.

Las marcas se muestran especialmente preocupadas por ofrecer contenido realmente interesante para atraer a la audiencia y su público objetivo. Pero en muchos casos suelen confundirse "las formas". Aunque diferentes estudios revelan que el marketing de contenidos es ya uno de los pilares de la estrategia de marketing de las empresas. ¿Lo están haciendo bien?

Uno de los grandes problemas detectados entre muchas de las empresas que pretenden elaborar contenidos para su audiencia,  es la falta de una estrategia y una planificación previa para analizar ciertos aspectos importantes. ¿Qué contenido o temáticas son las que mejor funciona? ¿Qué palabras clave utilizar? ¿A través de qué canales y medios distribuirlo? pero sobre todo... ¿tienes algo que decir? y ¿Realmente la información aporta un valor añadido que pueda incitar a nuestra audiencia también a compartirlo?

Las empresas tienen cada vez más claro que el Marketing de contenidos es imprescindible pero es evidente que existen muchos factores que de no ser tomados en cuenta pueden echar por traste nuestro propósito y objetivos. Esto evidencia que la carencia estratégica puede hacernos perseguir objetivos equivocados o desperdiciar nuestro tiempo y recursos. 

Es muy fácil caer en errores a la hora de planificar los contenidos y la información que generaremos como empresa. Lo más importante es tener claro a quién queremos llegar, y por tanto analizar aquello que le interesa a nuestro público objetivo, debemos por tanto dedicar el tiempo necesario a entender el mercado al que nos dirigimos, analizando a los consumidores, sus hábitos de compra y consumo, intereses, forma de actuar y fundamentalmente los contenidos generados por las marcas competidoras. El tipo de contenido que proporcionemos, debe estar adecuado a satisfacer las necesidades de aquellos a los que lo dirigimos. 

En definitiva, desarrollar una estrategia de contenidos efectiva no consiste en tener un blog y publicar algo de vez en cuando, sino en mantenerse al día, estudiar las tendencias, conocer nuestra audiencia y tener capacidad para servirle en bandeja aquello que les interesa. Si no es así, estaremos engordando ese alto porcentaje de empresas que aseguran que el contenido que generan no funciona.