jueves, 29 de enero de 2015

Las emociones juegan un papel importante a la hora de impulsar el impacto viral de los contenidos

¿Existe una fórmula para alcanzar mayor impacto y el éxito viral de los contenidos?
Conseguir viralizar el contenido es el deseo de todos los responsables de la presencia online de empresas y marcas.
El arduo trabajo de diseñar y llevar a cabo una estrategia de contenidos puede quedar en nada, si no alcanza una tasa mínima de alcance, que se traduce en notoriedad para la marca.
Por ello, conviene conocer qué es lo que realmente llega a los usuarios, qué tipo de contenido atrae su atención, y es capaz de generar en ellos la respuesta que toda marca espera, en forma de interacciones y viralización. La infografíadesarrollada por Gryffin recoge los componentes esenciales que ha de tener el contenido para alcanzar su máxima difusión.
Lo que sí parece estar claro en el camino hacia el éxito o la culminación de este gran objetivo es, que las emociones juegan un papel crucial e importante. Pero ¿Qué emociones son las que causan un mayor impacto en internet?

Los datos nos muestran que lo que más conmueve a los usuarios es conseguir impresionarles y asombrarles con historias inspiradoras, con las que se sientan identificados, y les motiven a la acción (25%).
De otro lado, la risa (17%), la diversión (15%) y la alegría (14%) no pueden faltar. Son sensaciones que apelan directamente a nuestro lado más emocional, generando una actitud positiva que repercute en beneficio de la marca y el contenido que aporta.
La calidad, un aspecto fundamental
Pero también los datos coinciden al señalar que el contenido más largo cuenta con más posibilidades de ser compartido. Concretamente los posts de a partir de 3.000 palabras. Se trata de contenido percibido como de alta calidad y, por ello, digno de difundir. Sin embargo, esta regla no siempre termina cumpliéndose dado que en ocasiones, contenidos de menor extensión pueden alcanzar un resultado incluso superior. Aun así, la calidad siempre y más allá de los tradicionales "memes" es algo importante que parece ser valorado por las audiencias.
En todo caso, cuando los contenidos son de menor longitud, conviene enriquecerlo con elementos complementarios, y experimentar con su enfoque. Así, la inclusión de vídeos, imágenes e infografías contribuye a aportar valor al contenido. De otra parte, los artículos que ofrecen soluciones a problemas concretos suelen tener buena aceptación. Sin embargo, la información escueta, poco profunda o poco desarrollada puede resultar irrelevante en la mayoría de los casos.
El poder visual y el potencial de las imágenes
Asimismo, el hecho de incluir la foto del autor del artículo, junto con una breve biografía que muestre lo más destacado de su trascendencia como profesional contribuirá a otorgar credibilidad al contenido. Lo cual se traducirá en un 20% más de notoriedad en Twitter y LinkedIn, y un 40% en el caso de Google+.
El poder de la imagen, cada día más relevante. Las publicaciones de Facebook que incluyen foto tienen hasta 2,3 veces más posibilidades de ser compartidas, así como 2,1 veces, en el caso de Twitter.
Otro aspecto que conviene cuidar es la hora de las publicaciones. La primera hora de la mañana y el mediodía son el momento más apropiado. Dependiendo del sector, se pueden aprovechar las horas centrales del trabajo, como es para las B2B, o bien esperar al fin de semana, en el caso del ecommerce. Los lunes son un buen día para alimentar nuestros perfiles de Pinterest y LinkedIn, mientras que los martes podemos actuar en Facebook, Twitter y Google+.