jueves, 29 de enero de 2015

Hacer SEO con diferentes objetivos

Antes o después cuando te dedicas a hacer SEO una empresa llega y te dice … quiero posicionarme por delante de “X”, no les vale sólo que les hagas un trabajo de posicionamiento habitual, sino que te dice que su objetivo claro es desbancar a un competidor directo de una posición concreta de Google.

Ya se que todo el mundo me va a decir que es mucho mejor marcar otros objetivos, llega al primer lugar en un determinado criterio, aumentar un x% las visitas a la web, las conversiones en un ecommerce, todo eso lo se, pero también se que vivimos en España y que aquí nos movemos por la envidia, nos compramos el último modelo de Mercedes porque el vecino de al lado lo ha hecho aunque no podamos pagarlo. Bien, pues en esto del SEO pasa lo mismo, siempre llega una empresa que quiere hacerlo para desbancar a su vecino no para ganar más.


Ya se que no es la forma a la que muchos les gustará trabajar, pero como a veces hay que hacerlo, pues voy a explicar como lo hago yo. Marco una estrategia de contenidos dirigida al objetivo que me marca el cliente, para hacerlo lo primero que se ha de hacer es estudiar lo que hace la competencia, sus palabras clave, su contenido donde publica, qué publica cuando lo publica. Y justo después investigo lo que busca el target del cliente. Todos sabemos que no siempre coincide lo que nuestro cliente quiere con lo que sus clientes demandan y hay que buscar un punto de equilibrio entre ambas para que el cliente esté contento porque hacemos lo que él quiere, pero también para que esté contento porque la estrategia realmente funciona y le lleva más clientes/ventas/conversiones.
Una vez que hacemos estos dos estudios nos encontramos con una respuesta interesante, hay una gran bola de información que los clientes demandan y que ni nuestro cliente ni la competencia se está encargando de contestar/informar/alimentar. Ahí es donde podemos sacar nuestra ventaja competitiva, hay un gran número de palabras clave que podemos aprovechar para lanzar contenidos de nuestra empresa cliente y pueda captar ventas.
Por otro lado también sacamos información interesante como saber por ejemplo que palabras clave están dirigiendo tráfico a nuestro competidor pero no a nuestro cliente con lo que podemos tratar de “robarle” algo de tráfico de esas palabras. Tendremos también las palabras que nos traen tráfico a nosotros pero que no llevan tráfico a la competencia (Estas tendremos que tratar de reforzarlas para mantenerlas). Y hay una serie de conceptos que nos llevan tráfico a ambos.
En este punto podemos optar por dos opciones completamente diferentes, podemos empezar a apoderarnos de las palabras que llevan tráfico a la competencia o bien recoger el tráfico que no llega a ninguno de los dos y que puede resultar una ventaja a la hora del posicionamiento de la empresa. Hay que tener en cuenta todas las amenazas y oportunidades que nos muestra el análisis que hemos hecho y de esta manera ver de donde podemos sacar más ventaja, sobre todo teniendo en cuenta la dificultad que tendremos para subir en el ranking en cada palabra determinada y también se ha de tener en cuenta el volumen global de búsquedas que tiene cada palabra pues seguro encontraremos algunas que será fácil desechar por sus pocas búsquedas.
Y a partir de aquí tendremos que empezar a trabajar en nuestra estrategia de contenidos, pero eso ya será en otro artículo.