jueves, 19 de marzo de 2015

De nada sirve estar si nadie te puede encontrar

Así de tajante suena esta afirmación; pero si bien hace unos años para que la gente encontrase nuestro negocio o empresa era suficiente con aparecer en las páginas amarillas y poner un cartel en la carretera más cercana, hoy eso nos suena al siglo pasado. ¿Las páginas amarillas? ¿Eso existe todavía? Sí, calzan innumerables muebles de los hogares españoles, a la par que se utilizan para encender las chimeneas y barbacoas veraniegas del resto de casas españolas.

¿Entonces esos hogares españoles dónde buscan ahora los servicios, productos o profesionales que necesitan? ¿Alguien todavía pregunta en casa dónde están las páginas amarillas para buscar un fontanero? A lo sumo alguien preguntará por la contraseña del wi-fi o porqué va tan lento internet.

Y estas dos cuestiones preparatoritas, tienen un único fin de búsqueda. Entrar en Google o en algún otro buscador, Bing, Yahoo, etc, para introducir en su bello recuadro decorado animosamente como mandan los canónes del santo buscador, aquello que necesitamos y que estamos dispuestos a encontrar cueste lo que nos cueste.

Cueste lo que nos cueste... siempre y cuando no este más allá de la tercera página del buscador como mucho. Es más, si buscando fontanero calefactor en google nos aparece en la primera página cualquier otra cosa que nos guste es muy probable que acabemos comprando un videojuego de los fontaneros de Nintendo porque habrás encontrado una ganga por casualidad.

Y esa "casualidad" no es tal. Esa casualidad es lo se llama SEO (Search Engine Optimization) o lo más comunmente conocido como herramientas para posicionar páginas web en los primeros apartados de google cuando alguien introduce una serie de palabras clave (keywords) en el bonito casillero de google.

Esto no quiere decir que google quiera venderte los videojuegos de Mario Bros cuando buscas fontanero en google. Pero sí que hay una serie de personas expertas en analizar comportamientos de búsqueda lo suficientemente avezadas en el tema para ofrecerte "algo" que te cree necesidad o realmente necesites al introducir eso que estabas buscando.

Pero lo realmente acertado de todo esto, es cuando justo lo que buscas te aparece en los primeros resultados de tu búsqueda. Te sientes como Indiana Jones en busca del Arca Pérdida. Te hace sentir un verdadero experto en búsquedas por internet. Has encontrado justo lo que querías con dos movimientos de ratón. Has encontrado el mejor fontanero calefactor de tu ciudad.

El mejor fontanero calefactor que posiblemente no sea el mejor, que posiblemente no sea el más cercano, y posiblemente no sea el más barato. De lo que sí puedes estar seguro que estás ante el más listo de su gremio. Y que seguramente su posicionamiento en los primeros apartados para que tú le encuentres no es ninguna casualidad, ni fruto de tus dotes investigatorias al más puro estilo Sherlock Holmes.

Lo más probable es que este fontanero calefactor hace tiempo se diera cuenta que su teléfono aparecía en un tamaño digno de leer con lupa en las páginas amarillas que nadie usa. Que cada vez que alguien veía su teléfono en la furgoneta que lleva rotulada, le llamaban preguntando por su email o página web. Y que al tercer cliente que le preguntó en su tienda porque no le encontraba en FourSquare desde su smartphone... algo estaba pasando.

Los clientes siguen ahí, al igual que las necesidades. Lo que ha cambiado es el modo de búsqueda en que los encontramos. Si sabes aprovechar esa nueva forma de interactuar, tu negocio habrá ganado mucho más que colocando ese anuncio que pusiste hace 10 años en el campo de fútbol de tu hijo, el cuál ya ni juega ahí.

¿Cuántas personas ven un anuncio físico situado en una zona de ocio local de un barrio medio? ¿De todas esas personas que ven el anuncio cuántos realmente se fijan en él? ¿De los que se fijan, cuántos necesitan un fontanero? ¿Y de todas esas personas qué lo ven, cuántos ya saben de tu existencia?

Sin embargo ahora, de los que acuden, llaman, preguntan... ¿cuántos hay realmente interesados? Posiblemente un alto porcentaje, porque son personas que buscaban un fontanero. Además, está llamando gente de fuera del barrio, está llamando gente de fuera de la ciudad, incluso puede llamar alguien extranjero que ni viva en España. A algunos no les podremos atender por lejanía, pero a otros es posible que podamos enviarle alguna pieza que no encuentra en su ciudad, mediante un servicio de mensajería.

A nuestro fontanero ser visible y pasar a ser uno de los profesionales de su sector más solicitados del país, le ha costado una página web y contratar unos servicios de posicionamiento SEO con una consultora de marketing online.

La gran mayoría de veces cuando pensamos en estrategias de marketing online pensamos en grandes cuentas. Pensamos en mastodónticas multinacionales como Coca-Cola o Pepsi... ¿pero de verdad créeis que Google necesita que hagan SEO sobre la web corporativa de Coca-Cola para que aparezca en su primera página?

Las estrategias de marketing online son idóneas para empresas o profesionales que quieren ganar visibilidad y que quieren ser encontrados porque aún hoy nadie les ve.