miércoles, 25 de septiembre de 2013

Tener más seguidores en Twitter no nos asegura una mayor visibilidad ni resultados

Hoy en día el uso de las redes sociales en el entorno empresarial se hace más que imprescindible, para conseguir mayor notoriedad, alcanzar nichos de mercado objetivo, contactar con clientes y/o proveedores, entre otras cuestiones.
De modo que es tal el impacto que están teniendo en algunas empresas, que hasta puede llegar a considerarse de ‘obsesivo’, empleando mucho tiempo al día a ‘localizar’ seguidores, obcecándonos en que más seguidores en Twitter, Facebook u otras redes sociales, nos permitirán un desarrollo más pleno. Algo totalmente desacertado, y que además, puede distraer nuestra atención de otras tareas más importantes o estratégicos.
Así lo afirman cada vez más directivos, como por ejemplo Daniel Carrera, de UPS, que ha afirmado que:
No veo el beneficio de tener muchos seguidores en Twitter.
Apostando por una red relacional mucho más precisa, adecuada y fructífera, en lugar de perseguir un volumen de seguidores, que en muchos de los casos no tienen ningún interés en los productos y/o servicios que podemos ofrecerles.
Adicionalmente, yo diría que este tipo de estrategias, las que apuestan por el volumen, no son vistas con muy buenos ojos por parte de nuestro público objetivo, porque denotan nerviosismo, indefinición de nuestra estrategia, e incluso, desesperación. Siendo mucho más positivo cuando nuestros contactos tienen un por qué, y así lo aprecian nuestros destinatarios.