martes, 23 de septiembre de 2014

El email vuelve a ser clave para llevar tráfico leal a una web

Hoy traemos a este blog un artículo de Miriam Garcíamarín que, se enfoca en los medios digitales pero, sus enseñanzas son válidas para cualquier tipo de web.

Los editores han vuelto a recurrir a un canal tradicional para dirigirse a su audiencia: el correo electrónico. El envío de boletines informativos se ha revalorizado y ya no hay empresa periodística que no los utilice para alimentar sus relaciones con los lectores. Su capacidad para sintetizar la información más importante, su facilidad para ser compartidos o una periodicidad que permite conservar a la audiencia más comprometida son algunas de sus ventajas.
El email siempre ha sido un gran aliado para las empresas. Antes de la popularización de las redes sociales, el correo era el único canal de comunicación directo con los internautas. Pero este medio ha pasado por altos y bajos. Durante un encuentro celebrado el año pasado por “Business Insider”, los principales minoristas de EE.UU. aseguraron que el correo electrónico ya no era un arma efectiva para llegar a los clientes. Los consumidores rechazan este tipo de correos y los borran sin abrirlos por el bombardeo al que las empresas les someten.


Pero en el mundo del periodismo, las cosas son diferentes. Según recoge en su web WAN-IFRA, los lectores deciden inscribirse a un boletín informativo para poder recibir los contenidos cada mañana al abrir su email. Según palabras de Grig Davidovitz, CEO de RGB Media, en la era de la sobreinformación, uno de los únicos lugares digitales en el que todo el mundo ve la información es en la bandeja de entrada de su email.

Los usuarios reciben informaciones de muchas webs a través de las redes sociales, pero hay muy pocos sitios que consulten de motu proprio y de los que recuerden su dirección. Para conseguir revertir esta situación, las compañías de noticias han decidido estar presentes en un canal que los usuarios consultan cada día a primera hora y que les será útil para crear un fuerte vínculo con sus contenidos. “Estamos cada vez más rodeados de ruido y ésta es una manera clara de filtrarlo”, asegura Davidovitz.

Pero hay más razones para explicar este fenómeno reciente. Los nuevos algoritmos de Facebook, que priorizan todo aquel contenido que no sea patrocinado, han conseguido que las webs de noticias no confíen en esta red social para generar tráfico web. En Twitter es aún más complicado destacar y llamar la atención de los internautas. Y aunque finalmente se consiga, será difícil que esa persona vuelva a la página. Los boletines de noticias permiten dar una solución a este problema y convertir el tráfico web accidental en leal. Muy pocas páginas consiguen que sus lectores accedan cada día a sus webs. Los menos afortunados tienen la alternativa de atraer a ese público logrando que les ceda su dirección de correo electrónico.

Los usuarios también encuentran ventajas en el uso del email. Según una encuesta reciente, al 80% de los usuarios le gusta usar esta plataforma para compartir contenidos. De acuerdo a otro estudio, los estadounidenses pasan más tiempo leyendo su correo que viendo vídeos online. A este canal le dedican al menos 29 minutos al día. Los usuarios valoran que su web de confianza les haya enviado un resumen de todo lo que el día o la semana anterior se haya publicado en la página por si hay alguna noticia importante que se les hubiera escapado.

Este boletín no es un simple correo electrónico, sino que ha de tratarse como si fuera un producto más que la empresa ofrece a su audiencia. La independencia de este servicio es tal que incluso ya existen boletines informativos de pago que no están vinculados a ningún sitio web.