martes, 24 de junio de 2014

12 cosas que tiene que dejar de hacer en sus redes sociales

El hecho de que las malas prácticas se popularicen no significa que sean las correctas. El hecho de que haya gente ofreciendo vender bases de datos para enviar publicidad invasiva, no significa que sea lo correcto.
Las redes sociales son por principio un espacio de generación de confianza, un hábitat donde interactúan personas con intereses comunes, liderados por un moderador que es la marca. Estas son 12 cosas que tiene que dejar de hacer en sus redes sociales, por la salud de su negocio y de sus comunidades.

1. No pida que compartan su contenido

Es desalentador ver personas o páginas publicando actualizaciones u ofertas que le piden encarecidamente a la gente que comparta o ReTweetee. No solamente luce desesperado y necesitado, sino que no genera involucramiento con la mayoría de su audiencia con quienes tiene relaciones superficiales. Es como suplicar por amistad. Las únicas personas que se sentirán en la obligación de hacerlo son sus amigos cercanos, mientras todos los demás lo ignorarán y les incomodará tal solicitud. Incluso es probable que aquellos que lo compartan no lo hagan porque crean en la causa o la esencia del mensaje, sino porque se los suplicó. Y esa no es la idea. Su negocio genera el suficiente valor como para suplicar que le pongan atención. Hay que tener algo de dignidad.

2. Deje de solicitar personas en Linkedin para luego ofrecerle sus servicios

Muchas personas aún no han entendido de qué se tratan las redes sociales. Creen que es la oportunidad gratuita de enviar mensajes indeseados a gente que no conocen. Sólo hay algo más molesto que recibir ofertas de personas que uno no conoce, y es recibirlas de personas que uno conoce. En cualquier caso, se llama spam. El hecho de tener a alguien en sus redes no le da derecho a bombardearlo con ofrecimientos de inversiones en el extranjero, finca raíz o seguros de vida. Deje de pedir personas en Linkedin (o cualquier otra red), para usarla simplemente como herramienta de “llamadas en frío”.

3. No mezcle negocios con placer: su cuenta personal vs. la del negocio

Una cosa es usted como persona y otra su negocio, incluso si su nombre es su marca. Y debe separarlas porque a su comunidad o clientes potenciales no les interesa para dónde va de vacaciones o las fotos del paseo a la finca. Y viceversa, a sus amigos y familiares no les interesa el descuento del mes. Una cosa es su vida personal y otra el posicionamiento que construye para su negocio. Si su nombre es su marca tiene dos opciones: crear una nueva marca para su negocio que no incluya su nombre (lo cual es bueno para que después no dependa sólo de usted), o crear una segunda cuenta con una variación de su nombre –por ejemplo Dr Fulano Pediatra sería la cuenta profesional y Fulano de Tal sería la personal–, de esa manera enfoca el contenido para cada audiencia.

4. Deje de etiquetar a las personas para que se enteren que las mencionó en cosas irrelevantes

Es difícil resistirnos a la curiosidad de dar clic cuando vemos el mensaje en Facebook de “Fuiste mencionado en una publicación”, -y quienes nos etiquetan lo saben-, sólo para defraudarnos al ver que simplemente fuimos una víctima más de las 268 personas que fueron etiquetadas en un mensaje político, la foto de “alquilo casa en el eje cafetero” o cualquier otra cosa irrelevante. Sueño con el día en que la gente entienda que las redes no son para violar la privacidad, sino para construir confianza y que cada cual decide con lo que quiere interactuar.

5. Deje de poner titulares inconsecuentes con el contenido

Especialmente cuando comparte el último artículo de su blog o algo comercial de su página, que sólo usted considera una “oportunidad espectacular para hacer dinero”, deje de ser inconsecuente con lo que ofrece y lo que entrega. No sólo desde el punto de vista comercial, sino con el contenido mismo. Si su titular es “5 formas de hacer venta cruzada”, que efectivamente así sea y no cualquier cosa mal copiada de algún contenido en la web que sólo busca posicionar palabras clave para Google.

6. Deje de pensar que toda persona de 22 años es un Community Manager

Por el sólo hecho de ser joven, una persona no está calificada para administrar las redes sociales de una compañía. No se trata de que “los jóvenes saben de Facebook”. Una cosa es conversar con los amigos y otra muy diferente desarrollar una reputación en medios sociales para una empresa. Las redes son un frente de comunicación de la organización, tanto o más relevante que la misma publicidad o las relaciones públicas. Un Community Manager debe ser una persona que entienda la estrategia, interactúe bajo los principios de la empresa y desarrolle la marca para generar conversión, no sólo alguien que “sepa de Facebook”.

7. Darse Me gusta o ReTweet a usted mismo

Es evidente que si comparte una publicación es porque le gusta o la considera relevante para su comunidad, de lo contrario (asumo) no lo haría. Entonces no hay necesidad de que usted mismo le de Me gusta o RT sólo para que aparezca nuevamente en las novedades de sus contactos como “A Fulano le gusta la publicación de Fulano”. Nuevamente luce necesitado. Es la comunidad la que decide si lo que comparte le gusta o no, finalmente es para ellos.

8. Abusar de los hashtags

Los hashtags son una buena forma de clasificar la información, ponerla en contexto y categorizarla para alcanzar una audiencia específica. No obstante, con frecuencia se abusa de ellos atiborrando cada tweet o usándolo como un mensaje secundario, #haciendo muy #difícil de #leer y #entender el #mensajeprincipal.

9. Publicar automáticamente un tweet en otras redes

No hay nada de malo en automatizar y programar los mensajes, lo que no es recomendable es usar el mismo mensaje de 120 caracteres en todas las redes, sabiendo que cada una tiene una audiencia diferente y que puede reflejar (en más de 140 caracteres) su opinión o la razón por la cual la gente debería echar un vistazo a su publicación.

10. Deje de enviar invitaciones no solicitadas para que le den Me gusta a su página

La opción en Facebook de “Invita a tus amigos a que indiquen que les gusta tu página” no debería existir. Entiendo que necesite dar a conocer la página de su negocio, pero tenga en cuenta que no todos sus amigos son clientes potenciales. Enviarles invitaciones no solicitadas de que les guste su página sólo los pone en una situación embarazosa de, o bien, ignorar su invitación (esperando que usted no lo note) o darle Me gusta sólo por quedar bien. En cualquiera de los dos casos, si ha entendido que la calidad de la comunidad es lo que determinará lo efectiva de su participación (en futuras ventas), no querrá tener personas que sólo les gusta su página por quedar bien, sino personas que realmente les interesa su tema, para que se conviertan a futuro en clientes. La forma correcta de hacerlo es publicar contenido interesante y atractivo en la página de su empresa y luego compartirlo en su perfil. De esa manera la gente decide si le llama la atención para luego darle Me gusta voluntariamente a su página. Trate a sus amigos como amigos.

11. No publique masivamente y sin segmentación

No a toda su comunidad le interesa cada publicación, especialmente las que tienen relación geográfica, de género o edad. Cinco mil personas no están interesadas (y no podrán asistir) al seminario-taller que dictará en Bucaramanga. Segmente la publicación para que se muestre sólo a la gente de Bucaramanga y sus alrededores. Así mismo, no comparta su última colección de zapatos para mujer al 100% de su base, segmente sólo para mujeres. El problema de mostrar lo que no es al que no le interesa es que (obviamente) no interactúan, y si no interactúan Facebook no les vuelve a mostrar publicaciones en el futuro, aunque sí sean cosas que les podría interesar.

12. Deje de pensar que la gente le va comprar de inmediato

Las redes sociales no son para vender. Las redes sociales son para construir el paso previo a la venta: generar confianza. Poner enlaces directos a su página de ventas o pagar clics para enviarlos directo a su página para venderles es una pérdida de tiempo y dinero. Las ventas no se generan directo desde las redes sociales, porque la gente no está en “modo comprar”. La gente está en la red social para ver qué ha pasado con la gente que le interesa, relajarse y encontrar personas relevantes con los mismos intereses. Cuando entienda esto, enfocará sus esfuerzos a movilizar de la red hacia su ofrecimiento de contenido para construcción de base de datos. El noviazgo viene antes del matrimonio. La gente comprará cuando esté lista para comprar, no cuando usted esté listo para vender.

El verdadero valor de las redes sociales

Las redes sociales son un espacio para compartir con personas que tienen un interés común. Le permite crear comunidades que por tener esos intereses, las hace más afines a sus productos y servicios. Sin embargo, como en todo proceso comercial, la primera fase es de conocimiento y generación de confianza, más adelante algunos darán el paso hacia una compra. En la red social construye la comunidad y genera confianza, la venta viene después.
Esto significa entender qué es realmente una red social.