lunes, 22 de octubre de 2018

10 herramientas con las que sus conversiones se multiplicarán como setas en Instagram

Con más de 1.000 millones de usuarios a su vera, Instagram es oficialmente la red social que más rápido pega el estirón en el universo 2.0.
Atraídas como abejas a la miel por su irresistible popularidad, cada vez más marcas beben los vientos por Instagram.
En la famosa red social no basta, sin embargo, con estar (por estar). El objetivo último de quienes allí se zambullen es lograr conversiones, que los que comienzan siendo meros fans terminen metamorfoseándose en clientes.

Para dar caza a las tan anheladas conversiones, las marcas deben condimentar sus posts en Instagram con elevadas dosis de engagement. De lo contrario, estos serán engullidos (para no volver) por el pérfido “scrolling”.
Destacar entre la multitud, que no puede ser más populosa en Instagram, es para las marcas una tarea dificilísima que puede allanarse considerablemente echando mano de las prácticas herramientas que propone a continuación Quicksprout:
En vista de la creciente popularidad de los GIFs, GIPHY Cam no puede faltar en la caja de herramientas de las marcas que tienen la mirada puesta en Instagram.
Disponible tanto para iOS como para Android, el software que GIPHY Cam cobija en sus entrañas permite al usuario crear GIFs grabando directamente contenido desde la app.
Para aquellos no demasiado versados en materia audiovisual, Perfect Video se convertirá en su perfecto aliado a la hora de editar vídeos de manera extraordinariamente intuitiva.
Con Perfect Video el usuario puede adecentar clips previamente grabados y fusionar múltiples vídeos en un único fichero.
Esta herramienta hace posible además la adición de subtítulos para que el contenido de los vídeos sea accesible también para quienes tienen han suprimido el volumen en su teléfono móvil.
Los vídeos convenientemente editados a través de Perfect Video son además fácilmente exportables a Instagram.
Los posts que las marcas publican en Instagram no viven (y mueren) atendiendo única y exclusivamente al contenido visual que hay alojados en ellos. Hay que prestar asimismo muchísima atención a las “captions” o textos que sirven de aderezo a tales posts. Y los hashtags son parte de las “captions”.
All Hashtag es una herramienta que ayuda al usuario a generar posts para completar sus posts en Instagram y hacerlos más atractivos a ojos de la audiencia.
La app muestra además al usuario los hashtags que son tendencia en un determinado momento (y a cuyo carro conviene quizás subirse).
4. Quik
Esta aplicación, que puede descargarse tanto a través de Android como de iOS, lleva la firma de GoPro. En este sentido, Quik es una herramienta fantástica para importar contenido desde GoPro.
Una de las principales fortalezas de Quik es que analiza los clips importados por el usuario y realiza en ellos cortes inteligentes de manera automática.
Con Quik, que dispone de una librería con más de 100 canciones gratuitas, la adición de música a los vídeos es además coser y cantar.
AutoHash asiste al usuario generando hashtags que se ajustan como un guante a las características de las fotos que tiene previsto subir a Instagram.
Esta herramienta escanea la imagen y engendra automáticamente hashtags relevantes atendiendo al contenido de la fotografía.
Además de proponer diferentes hashtags, AutoHash agrupa por popularidad y por categorías las palabras clave sugeridas para lograr que el post logre la máxima exposición posible.
AutoHash posibilita asimismo al usuario guardar sus hashtags favoritos para reutilizarlos posteriormente y generar hashtags en función de su localización en el mapa.
Rookie Cam pone a disposición del usuario una versión más avanzada de la cámara instalada en su teléfono móvil (y sumamente fácil de utilizar).
La app dispone además de más filtros que los habituales en Instagram, incluyendo un filtro especial para vídeo filmado en directo.
Echando mano de Rookie Cam, el usuario puede contemplar en tiempo real los filtros y los efectos elegidos mientras está filmando y tomando fotos.
Rookie Cam dispone además de herramientas para confeccionar collages y múltiples herramientas de edición.
Si hemos tomado varias fotos y no podemos elegir cuál de ellas vamos a subir a Instagram, Ask Lisa nos ayudará a tomar una decisión informada.
Ask Lisa utiliza software de reconocimiento de imágenes para determinar qué foto tiene más posibilidades de funcionar en Instagram. Además, la app propone hashtags para añadirlos a las “captions” de las imágenes seleccionadas.
Como algunas de las herramientas propuestas en la lista, Hashtagify ayuda al usuario a encontrar los mejores hashtags para sus fotos. Pero la aplicación cuenta con algunas funcionalidades que la hacen absolutamente única.
Hashtagify se toma la molestia de analizar el rendimiento de los hashtags utilizados por el usuario, a quien propone el mejor momento para publicar sus posts y asiste poniendo nombres y apellidos a influencers que utilizan palabras clave similares.
9. MIKU
A la hora de editar fotos cuyo destino final es Instagram, el usuario puede sentirse fácilmente abrumado por la amplitud de la oferta.
¿El problema? Que a menudo no hay tiempo para probar todas las herramientas de edición disponibles.
Y es precisamente aquí donde entra en escena MIKU. Si subimos a esta plataforma una fotografía con una breve explicación de aquello que queremos editar en la instantánea, un profesional se ocupará de todo por nosotros.
El tiempo medio de respuesta en MIKU es de aproximadamente 30 minutos, pero para que la foto esté lista se necesitan al menos dos horas.
En MIKU el usuario puede pagar por cada foto editada o beneficiarse de los servicios prestados por la aplicación mediante una suscripción mensual.
10. Storeo
Storeo es una herramienta que ayuda al usuario a sacar el máximo partido a sus “Stories” eliminando la restricción de 15 segundos a la que le fuerza Instagram cuando filma vídeo directamente a través de la red social.
La app se encarga de exportar el vídeo a Instagram (en forma de “Story”) en intervalos de 15 segundos. De esta forma, los seguidores contemplan la “Story” como un vídeo largo (y de duración superior a los 15 segundos).