miércoles, 21 de noviembre de 2018

Facebook da portazo a la firma de relaciones públicas que atacaba a los críticos de la red social

Un nuevo escándalo se cierne sobre Facebook y la red social ha tenido que salir a la palestra para apagar el "fuego". Mark Zuckerberg, fundador y consejero de la red social más grande del mundo, anunciaba ayer que Facebook había prescindido de los servicios de la firma de relaciones que atacaba a quienes proferían críticas contra su compañía, tal y como destapaba hace poco The New York Times.

Zuckerberg indicaba este jueves en una conferencia telefónica que Facebook ya no es cliente de Definers Public Affairs, una empresa de relaciones públicas afincada en Washington que habría diseminado historias de carácter negativo sobre rivales de la red social y contra individuos particularmente críticos con la famosa plataforma 2.0.
Definers Public Affairs habría puesto al parecer todo su empeño en conferir la máxima difusión posible a tales historias, algunas de las cuales tenían el foco puesto en el multimillonario judío George Soros, que había alzado la voz contra Facebook en varias ocasiones (y que recibe asimismo múltiples ataques por parte de la ultraderecha).
Pese a confirmar que Facebook había cortado efectivamente amarras con Definers Public Affairs (apenas 24 horas después de las revelaciones publicadas por The New York Times), Zuckerberg desmentía que su compañía hubiese solicitado jamás a esta empresa que escribiese artículos difamatorios o pagase por ellos en su nombre.
Por otra parte, Zuckerberg negaba también que tanto él como la jefa de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, hubiesen hecho caso omiso de los avisos de que hackers rusos estuvieran valiéndose de la red social para interferir en el resultado de las elecciones presidenciales de 2016 (algo de lo que hacía eco asimismo The New York Times).
“Sugerir que no estábamos interesados en conocer la verdad o que queríamos esconder lo que sabíamos o impedir investigaciones es, sencillamente, falso”, subrayó el fundador de Facebook.
De acuerdo con The New York Times, Zuckeberg, Sandberg y otros directivos de Facebook ignoraron las señales que apuntaban a una posible interferencia rusa en su plataforma,prefirieron mirar hacia otro lado y volcaron todos sus esfuerzos en otros proyectos.