martes, 13 de febrero de 2018

Instagram lanza nuevos formatos de sus "shoppable ads"

Con millones de usuarios de todos los lugares del mundo, las redes sociales se han convertido en una mina de oro. Y dado su continuo crecimiento, ¿por qué no seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro?
Eso es lo que debe de haber pensado Mark Zuckerberg que no ha dejado de prestar atención a una de sus plataformas más populares y rentables: Instagram.

Si en sus inicios tan solo se trataba de un espacio en el que los usuarios podían subir sus fotografías para ser admiradas por el resto de miembros, poco a poco la compañía ha ido introduciendo mejoras y nuevas herramientas para alegría de los fanáticos del postureo.
Filtros, Stories, etiquetas, gifs, encuestas o chats, son solo una muestra de las herramientas que la app ha ido añadiendo de manera paulatina, algunas a base de copy-paste, para seguir mejorando la experiencia de sus usuarios y competir en mejores condiciones con sus rivales.
Tampoco la publicidad ha permanecido al margen en Instagram pues los cambios en este ámbito han sido muchos. Y no es para menos teniendo en cuenta la eficacia de los anuncios en esta red social.
La apuesta publicitaria de Instagram ha sido rotunda empezando por imágenes incluidas en el feed de los usuarios y que guardaban una estética similar al contenido generado por los usuarios, hasta acabar con formatos en vídeo y carrusel e incluso integrando el e-commerce en la plataforma.
Ya hace algún tiempo que la app introdujo la opción de compra de productos de sus anunciantes sin necesidad de salir de la plataforma a través de los denominados “shoppable ads”.
Ahora, ha dado un paso más renovando formatos publicitariospara animar a más marcas a convertir la red social en su particular escaparate digital.
Una colección de anuncios que ya habían sido lanzados previamente en Facebook con gran éxito, algo que ha sido decisivo a la hora de integrarlos también en Instagram.
Las primeras marcas en utilizar este formato son las de belleza y moda Birchbox y Revolve con el objetivo de hacerse con la atención de los cerca de 200 millones de usuarios que se estima siguen cuentas relacionadas con estas categorías.
Así, Instagram busca seguir aumentando su base de anunciantes que ya se cifra en 2 millones y parece que va por el bue camino pues, se prevé que duplique sus ingresos publicitarios hasta alcanzar los 10.870 millones de dólares en 2019.