miércoles, 6 de mayo de 2015

La fórmula secreta del viral (segmentado)

Cuando dos publicitarios se juntan en torno a una caña no suele faltar la mítica broma del cliente ignorante que ha pedido un viral. Que si cree que los virales se hacen como churros, que si eso no es una ciencia exacta… pues se equivocan. Sí es una ciencia y pasa por la tecnología.
Los avances tecnológicos son rápidamente aplicables al mundo del marketing y nos ayudan a explorar y abrir nuevos canales de comunicación con el cliente. De la marquesina al beacon hay un abismo tecnológico que reside en la posibilidad de acercar y personalizar el mensaje a cualquier consumidor potencial.

Cada novedad tecnológica genera nuevos touchpoints con el consumidor. No sólo el móvil, también los coches, electrodomésticos y wearables. Integrarlos y “trackear” su uso nos permite analizar comportamientos, generar perfiles e identificar nuevos insights. Conocimiento.
Así, la tecnología permite analizar los datos declarados de un individuo y rastrear cómo se desenvuelve socialmente y cuál es su comportamiento con una marca. Qué contenidos ve, cuáles le gustan, cuáles comparte, qué productos compra, por dónde se mueve con un margen de error de medio metro, a qué wifi se ha conectado, cuándo está en casa, cuándo de tiendas, qué contenidos navega y en qué momento exacto hace todo esto.
En definitiva, nos permite conocer a nuestro cliente y comunicarnos con él a través de nuevos dispositivos más personales, más íntimos, más cercanos… comenzar una nueva relación. Y como en toda relación, cuanto más conocemos al otro más debemos respetar lo que le gusta. El uso de todas estas capacidades tecnológicas nos hace responsables y nos obliga a comunicar el contenido adecuado en el momento justo y en el canal correcto. Y ojo porque el consumidor es complicado, único, con poca paciencia, alta saturación y que rara vez da segundas oportunidades.
Por lo tanto señores, si con el uso e integración de la tecnología, conociendo todo lo que ahora nos permite conocer de nuestros consumidores, no somos capaces de conseguir una oferta relacional relevante, o incluso virales (eso sí, segmentados) dediquémonos a otra cosa.