martes, 12 de junio de 2018

El "efecto fatiga" llega a Facebook: cada vez compartimos menos contenidos

¿Pasará una semana para Facebook sin que la red social reciba malas noticias? La compañía ha entrado en una debacle en los últimos tiempos, arrastrada por los escándalos en privacidad que han hecho que esté bajo el ojo del huracán y que empiece ya a resentirse en términos de uso. De hecho, ya ha perdido su posiciónentre el top tres de las páginas más visitadas.
La última estadística indica que, aunque no se ha producido una estampida generalizada de usuarios (aunque sí están perdiendo a los adolescentes), sí se está produciendo una suerte de 'congelamiento' en lo que se hace y lo que no en la plataforma. Aunque los datos de la propia Facebook en sus últimos resultados mostraban que los anunciantes siguen apostando por la red social y siguen dedicando una parte de sus presupuestos a posicionarse en la misma, los usuarios han empezado a en cierto modo retraerse.
Cada vez se comparte menos contenidos en Facebook, como ha demostrado un estudio. Y eso ocurre aunque la percepción de lo que se está haciendo en la red social sea que es más o menos lo mismo que lo que se hacía en el pasado. Un estudio de Thomson Reuters, sobre una muestra estadounidense, señalaba que la mitad de los encuestados decía no haber cambiado cómo se comportaban en la red social.

Una tendencia durante los últimos años

Pero ¿por qué están compartiendo menos información y menos cosas en Facebook? Lo cierto es que la cuestión no es exactamente nueva y Facebook ya lleva unos años presentando ciertos problemas en lo que a contenido toca. En 2015 ya saltaba la alarma: los usuarios de la red social estaban actualizando mucho menos sus estados. En el tercer trimestre de ese año, de hecho, solo el 34% de los usuarios de la red social había actualizado su estado. La cantidad era muy baja, especialmente si se tenía en cuenta que un año antes el 50% de los usuarios había actualizado su estado.
Un año después, otro estudio apuntaba que ya no se trataba solo de que los consumidores no actualizasen su estado, es que tampoco compartían ya con tanto entusiasmo links a noticias de medios (algo que se había convertido en una poderosa fuente de tráfico para los medios hasta entonces). Por las mismas fechas, otro estudio apuntaba que la cantidad de información personal compartida en Facebook había caído en un 21%.
Los movimientos que Facebook ha hecho desde entonces y hasta ahora han intentado potenciar que se compartan más contenidos, que se interactúe más y que se hagan más cosas en la red social. Las reacciones, por ejemplo, no eran más que una manera de recuperar engagement, como también lo ha sido el que cada vez sea más fácil publicar contenidos de un modo atractivo (ahí están todas esas frases sobre fondos de colores que algunos usuarios empiezan a compartir).
Hasta el último cambio en el algoritmo, que potencia a los contenidos de amigos y familiares sobre los de páginas, hace que sea más fácil que se vean los contenidos que se publican, se tenga éxito y se sienta que se debería compartir más.

Ahora tiene otros problemas

Pero ahora no es solo un problema de agotamiento de la plataforma o de poner las cosas bonitas. Facebook se enfrenta a una situación más compleja. Según los datos del estudio, si los consumidores no comparten contenidos y no dan información es porque están preocupados con lo que esta podrá suponer. Un 47% de los encuestados reconoce que comparte menos contenidos son sus amigos y seguidores porque tiene preocupaciones en términos de privacidad.
Esto supera a quienes sienten que pasaban demasiado tiempo en redes sociales (31%), a quienes no lo hacen por las historias negativas que han escuchado en los medios de comunicación (20%) o a quienes han dejado porque sienten que los feeds están sesgados a la izquierda (15%) o a la derecha (12%). Otras razones para compartir menos contenido es que la gente como uno no usa el servicio (11%) o que este no gusta (7%).
Los datos son paralelos a otros estudios que también apuntaban en esta línea. Otro estudio reciente indicaba que 8 de cada diez estadounidenses estaban preocupados por cómo se usaban sus datos personales en Facebook.

Vía: Puro Marketing