martes, 10 de diciembre de 2013

10 errores frecuentes y muy comunes de las empresas y marcas en Social media

Las redes sociales brindan a las marcas una oportunidad única de entrar en contacto directo con sus usuarios y consumidores, razón por lo cual estos canales de comunicación deben ser administrados correctamente para que cumplan su función dentro de la estrategia de marketing digital.

Cuando no se planifica adecuadamente la presencia de la marca en redes sociales, es común cometer errores en la administración de los perfiles sociales. A pesar de durante todo este tiempo, las empresas han crecido y madurado, aprendiendo a desenvolverse mejor en este tipo de medios, muchas otras todavía continuan comentiendo errores frecuentes y bastante comunes.

Por ello, que mejor que desvelar algunos de estos errores. 10 de las faltas que suelen cometer las empresas y marcas en su gestión de social media, para que las conozcas y poder así poner remedio con el fin de evitarlas.

1. No definir objetivos o no definirlos claramente.

Probablemente el más grave de todos los errores en social media es no saber por qué estamos ahí. Cuando la marca no tiene claro sus objetivos en redes sociales o peor aún, no tiene objetivos, todos los esfuerzos son inútiles, pues no se persigue un logro particular.


2. No seleccionar adecuadamente las redes sociales apropiadas para la marca.

No todas las redes sociales aplican para todas las marcas. No todas las marcas producen el tipo y la frecuencia de contenido que requieren todas las redes sociales, por lo tanto, no todas caben en tu estrategia de social media. Es importante que la marca analice en cuáles redes puede tener presencia de forma adecuada, en función de la cantidad y tipo de usuarios, características de la información que se consume en cada una de ellas y disposición para generar este tipo de contenido.

3. No diseñar una estrategia de comunicación digital.

La estrategia de comunicación traza las pautas a la marca sobre cómo interactuar con sus seguidores, en que tono conversar, qué tópicos interesan a nuestras comunidades y según cada red social cuales deben ser el formato y la frecuencia adecuados para compartir estos contenidos que la marca pública.

4. No actualizar oportunamente los perfiles sociales.

No solo el contenido es importante, la frecuencia con la que se publica dicho contenido también. Tan malo es una marca que no para de hablar como una que no habla nunca. Es necesario encontrar el punto de equilibrio en el que se mantenga la atención de los seguidores sin que la marca se muestre invasiva y sature, tanto hay que evitar la sobre exposición como la sub exposición.

5. No contratar el talento adecuado para manejar la comunicación de la marca.

Las redes sociales no son una moda, según Nielsen el 53% de los usuarios prefiere emitir su queja a una marca por esta vía mientras que un 65% utiliza social media para aprender sobre una empresa. Está claro que social media tiene relevancia en la comunicación con los consumidores y por esto no todo el mundo puede gestionar un fan page en Facebook o una cuenta en Twitter, es necesario contratar el personal adecuado para estas labores. El community manager no solo debe conocer de herramientas eficaces, es necesario que tenga formación en comunicación y una serie de cualidades que resultan imprescindibles para las tareas que realiza.

6. No enfocarse en el consumidor.

Los usuarios no quieren ser un muro de publicaciones de las marcas, quieren conversar, interactuar y recibir de ellas información útil que vaya más allá de la venta. Los medios tradicionales se ocuparon de saturar a los consumidores y las marcas deben separar lo que desean comunicar de lo que resulta relevante para quienes les siguen. Las redes sociales son un excelente canal de retroalimentación sobre lo que los usuarios dicen sobre nuestros productos y servicios, es importante que la marca escuche y aproveche esa información.

7. No vincular las acciones de social media con otros medios digitales.

El marketing digital es mucho más que social media, muchas empresas cometen el error de diseñar acciones para redes sociales olvidando que existen otros canales digitales que reportan iguales beneficios en términos de audiencia y atención. Una estrategia digital que incluya múltiples canales ayudará a la marca a lograr reputación online y conseguir mayor alcance en internet.

8. No medir ni monitorear.

La medición y el monitoreo en social media es fundamental para conocer a nuestra audiencia y saber cómo está respondiendo a la estrategia de comunicación. Es imprescindible identificar las variables de medición correctas en cada una de las redes sociales donde tenemos presencia y conocer los datos que nos ofrecen las herramientas de monitoreo sobre nuestras comunidades.

9. No invertir adecuadamente.

La creencia de que internet es "barato o gratis" es falsa. Ciertamente el medio digital es más eficiente en muchos aspectos que los medios tradicionales y eso lo hace, no más barato, sino más efectivo. Si las marcas quieren aprovechar el canal online deben invertir adecuadamente en el, pues de lo contrario los esfuerzos se quedarán a medias y no pasarán de tener una presencia mediocre con acciones aisladas que no cumplirán ningún objetivo.

10. Estar online con una visión offline.

Todavía después de quedar demostrado que las redes sociales constituyen un canal de comunicación distinto, muchas marcas siguen cometiendo el error de diseñar estrategias pensando en función de los medios offline. Twitter no es TV y Facebook no es prensa; las marcas necesitan comprender la naturaleza de los medios sociales y guiar la comunicación en base a las características de cada medio en el que vaya a tener presencia.

Los medios digitales ofrecen múltiples ventajas para que las marcas construyan un canal de comunicación entre ellas y sus consumidores, pero debe planificarse en base a una estrategia y evitar la improvisación.