martes, 16 de abril de 2013

Social Media: Estar o no Estar


Hoy en día, parece que las marcas están viviendo un nuevo frenesí digital, similar al que vivieron años atrás con el boom de los sitios web.

Cuando Internet comenzó su vertiginoso crecimiento, muchas, pero muchas marcas y compañías voltearon a ver lo que entonces representaba un nuevo hallazgo en Marketing: los websites.  Después de la proliferación desmedida de websites, de crecientes Tasas de Abandono por parte de los internautas, y de métricas no tan atractivas, algunas marcas se detuvieron a analizar qué estaba pasando.

Hoy, se percibe una situación similar en el mundo digital, pero en esta ocasión, relacionada al fenómeno de Social Media. Marcas de prácticamente cualquier categoría, productos y servicios por igual, todos compiten en la arena social.

Cientos de miles de brand pages, en decenas de idiomas, buscan cautivar a los internautas en pos del tan anhelado "Like" o "Me Gusta".


Si bien entiendo el concepto de innovar y ser líder, si bien me queda claro que los presupuestos de Marketing de las compañías lucen más grandes en el área digital, me resulta difícil entender algunas decisiones que son tomadas por ciertas marcas en relación a Redes Sociales.

Más allá de ser un Tren Setter o un Early Adopter, me parece crucial que las marcas se cuestionen algunos puntos, antes de unirse a las Redes Sociales.

  1. ¿Mi target usa Redes Sociales? Cuáles?
  2. ¿Para qué las usa? ¿Mi producto/servicio tiene cabida en las actividades que mi target realiza en Social Media?
  3. ¿Por qué quiero introducir mi marca en Redes Sociales? Cuáles son mis objetivos?
  4. ¿Cómo voy a monitorear y medir mis indicadores respecto a mi performance en Social Media?
  5. ¿Cómo encaja Social Media dentro de mi estrategia general de Digital y dentro de mi estrategia general de Marca?
Yo tengo una postura: no es mandatorio estar en Social Media.

Si forzamos nuestro producto o servicio en Redes Sociales, sin tener un conocimiento profundo sobre nuestro target y su consumo digital, sin tener una clara estrategia digital de la cual se desprende como consecuencia, la actividad en Social Media, corremos el riesgo de no sólo no alcanzar los objetivos alcanzados (en caso de que nos hayamos planteado objetivos), si no que además también corremos el riesgo de afectar nuestra marca.

Aún existen por ahí, muchos websites de la primera generación.  Sitios obsoletos, ajenos a la propia naturaleza del medio, que no responden a las necesidades actuales del consumidor.

La fiebre de las marcas por Facebook, Twitter, YouTube y demás plataformas apenas comienza, pero ya empiezo a ver las primeras similitudes con esos websites de finales de los 90.

Marcas "impuestas" en Redes Sociales, con actividades intrusivas o poco relevantes para sus respectivos targets. No porque hacer un post o un tweet sea económico, significa que no debemos dedicarle el mismo profesionalismo y análisis, que le dedicamos a la transmisión de un comercial de televisión o a la publicación de un aviso de página completa.

En medida que el consumo de Internet y particularmente de Social Media, siguen creciendo, los usos y hábitos del consumidor se irán modificando. Internet es quizá el medio más dinámico que existe, y por ello, es vital que nuestras marcas mantengan los ojos  y oídos abiertos para detectar nuevas tendencias y escuchar al consumidor.

Y cuando tengamos el dilema o la tentación de Estar o No Estar en Social Media, reflexionemos y hagamos un análisis previo a lanzar a nuestros productos o servicios al ruedo.

Nuestras marcas nos lo agradecerán

Un artículo escrito por Ramiro Pineda