lunes, 30 de noviembre de 2015

Cómo crear una arquitectura de información que mejore el SEO

La arquitectura de información debe tenerse muy en cuenta a la hora de diseñar y estructurar una web. Una arquitectura mal definida puede causar una pérdida de optimización a nivel de SEO, generar una mala experiencia de usuario y producir una importante pérdida de posicionamiento en Google.
El problema de gran parte de la webs actuales que diseñan su arquitectura basándose en el SEO es que, en lugar de ser webs útiles para el usuario, se convierten en webs con keyword stuffing en casi cada uno de los elementos que la componen.

¿Por qué es importante una buena arquitectura de información en SEO?
La propia estructura de la web es uno de los factores más importantes y sin embargo es algo en lo que suelen cojear muchas webs de clientes con los que he trabajado. Además de que dicha estructura hará que tu web sea mucho más comprensible y de fácil mantenimiento también influirá en factores muy importantes tanto para los usuarios como para los motores de búsqueda.

Una buena arquitectura facilita la indexación de tu web

Seguro que más de una vez (y más de cien) has encontrado el siguiente resultado cuando buscas información sobre una marca o web en concreto:
Los enlaces de página son una mejora enorme a nivel de SEO. Mejoran la navegabilidad de tu página, muestran la información más importante de tu web, ayudan a “monopolizar” los resultados de búsqueda y aumentan enormemente el porcentaje de clics de tus resultados de búsqueda.
Este tipo de enlaces no aparecen en Google porque sí. Se muestran porque Google ha entendido fácilmente la estructura de tu web y por lo tanto puede mostrar las páginas más relevantes en los SERPs.

Una buena arquitectura mejora el rastreo en tu web

Cómo ya sabrás, el bot de Google tiene un tiempo limitado para rastrear una web, por lo tanto, si la estructura de tu web es sencilla y está bien optimizada los bots serán capaces de descubrir más páginas en el mismo periodo de tiempo, lo cual sería justo lo contrario de lo que sucedería si tu estructura fuera un caos.
Google ha admitido que “algunas de las páginas de muchas webs no son descubiertas en un proceso normal de rastreo” (de ahí que también sean tan importante los sitemaps).

Una buena arquitectura mejora la experiencia de usuario

¿Qué sería del SEO sin la experiencia de usuario? Si a una web le quitas las imágenes, los colores y las tipografías queda únicamente la estructura de la información, que al fin y al cabo es lo que va a conseguir que los usuarios que lleguen a tu web encuentren realmente lo que están buscando.
Conseguir que tus usuarios no se frustren al realizar un pedido de calzoncillos de pana gorda (supongamos que es tu producto estrella) y no se vayan a Amazon a comprarlos es el resultado de una buena experiencia de usuario y significará que tu arquitectura de información es más que correcta.

En resumen…

La arquitectura de información de tu web debería sentar las bases de toda tu estrategia SEO, porque logrará que toda tu estrategia de posicionamiento sea mucho más sencilla de llevar a cabo, con lo cual obtendrás mejores resultados.

5 conceptos a tener en cuenta a la hora de crear tu arquitectura de información

1. Utiliza una estructura más horizontal

Si la estructura de una web es demasiado profunda a Google le resultará más difícil llegar a todas las páginas, por lo tanto se recomienda que la estructura no tenga más de 3 niveles de profundidad (sin contar la home) ya que el robot de Google tiene un tiempo limitado para rastrear una web y cuantos más niveles tenga que atravesar menos tiempo le quedará para acceder a las páginas más profundas. Por eso siempre se recomienda crear un estructura web en horizontal y no en vertical:
Estructura vertical
Como puedes ver, en el segundo diagrama la información de la web está mucho mejor organizada por categorías y es mucho más accesible para el robot de Google.
Este punto será crucial para otro factor importante en el SEO, las URLs. Una estructura horizontal hará que las URLs sean más cortas y con menos niveles, con lo que aumentará la importancia de las palabras clave en la propia URL y mejorará la legibilidad de la misma por parte de tus usuarios.

2. Crea una estructura lógica de enlaces internos

El robot de Google utiliza los enlaces de una web para viajar entre las páginas y así poder indexarlas, ¿qué pasa si una página concreta de una web no tiene ningún enlace interno ni externo apuntando hacia ella? Pues que el robot de Google no podrá acceder a esta.
Además de facilitar a Google el acceso existen otros 3 motivos de peso por los que fijarse en el enlazado interno:
  1. Ayuda a los usuarios a navegar a través de tu web, por lo que no tendrían que volver a Google.
  2. Ayudan a que Google establezca la lógica de la estructura de tu web.
  3. El link juice se transferirá mucho mejor entre las diferentes páginas de la web.
No se trata de complicarse mucho a la hora de planificar el enlazado interno, lo importante es que sea muy fácil navegar entre las categorías y subcategorías de tu web, algo sencillo de conseguir gracias a un buen menú de navegación y con las migas de pan.
Lo “complicado” aquí es hacer que los usuarios tengan acceso rápido y fácil a secciones no tan esenciales de tu web, como pueden ser productos de un ecommerce o artículos de un blog. Hay maneras relativamente fáciles de atajar esto:
  1. Añadiendo enlaces a artículos relacionados al final de tus artículos.
  2. La venta cruzada en un ecommerce “sugiriendo” otros productos que pueden complementar lo que el usuario ha decidido comprar.
  3. Si no tienes medios para utilizar la venta cruzada puedes insertar enlaces internos en las descripciones de tus productos.
  4. Además puedes insertar enlaces internos en tus artículos que lleven a artículos relacionados.
Un ejemplo perfecto para ver cómo funciona el enlazado interno es Amazon, que utiliza varios métodos para incentivar la venta cruzada y la navegación interna siendo este el más usado:

3. Crea páginas si tu contenido es único, si no combínalas

Es muy común la creencia en el mundo del SEO de que cuantas más páginas hagamos en nuestra web muchas más posibilidades tendremos de posicionarnos, ya que estamos atacando más palabras clave.
Esto es cierto hasta cierto punto, pero corremos el peligro de que el contenido sea demasiado parecido y tengamos un problema de “canibalización” de keywords y no posicionemos para ningún término.
Pongamos un ejemplo:
Tengo un blog en el que publico galerías de fotos de animales haciendo cosas en general y que además lo está “partiendo” en internet. La categoría que mejor posiciona es la de gatos llevando sombreros de copa y yo tengo un montón de artículos publicados sobre esto. He encontrado un montón de material de gatos llevando sombreros fedora ¿sería lógico crear otra categoría para ello? ¿La intención del usuario no es la misma para ambos casos?.
Si tienes información muy similar no debes preocuparte por el número de páginas indexadas, preocúpate más por lo útil que les resultará a los usuarios encontrar toda la información que están buscando en una misma página en vez de tener que navegar por varias.

4. No entierres el contenido importante

El contenido más importante de tu web debe ser también en el que hagas mayores esfuerzos por posicionar. Además debe ser el contenido al que se pueda acceder más fácilmente, incluso desde la home, de ahí la importancia de crear una arquitectura de contenido horizontal que te permita llegar al contenido importante en tres clicks o menos.
Cuanto más cerca de la home esté el contenido más rápidamente llegarán tanto los motores de búsqueda como los usuarios. En el caso de que, debido a la estructura existente en la home, te sea imposible acercar el contenido a la raíz la mejor solución será enlazar dicho contenido desde el resto de páginas importantes de la web.

5. Usa una arquitectura en SILOS

La estructura SILO es una forma de definir la arquitectura de tu web para que beneficie el SEO, organizando el contenido en silos de palabras clave, con el fin de aumentar la relevancia de estas palabras a  los ojos de los motores de búsqueda. Este tipo de estructura además ayuda a que el contenido esté organizado de manera semántica, haciéndolo más cómodo para los usuarios.
Una forma muy fácil de explicar este concepto es pensar en los caramelos Sugus . Si solo nos gustan los Sugus de piña será mucho más fácil encontrarlos si están todos bien organizados por colores. Del mismo modo funciona un motor de búsqueda: si agrupamos las páginas de una web por la similaridad de sus términos, a Google le será mucho más fácil encontrar en una búsqueda dichas páginas relacionadas en tu web.
La principal premisa para este tipo de arquitectura es que los “silos” no pueden estar comunicados entre sí mediante enlaces internos “dofollow”, sino que tendremos que forzar al bot de Google a rastrear por donde nosotros queremos.
Y con esto ya tendrías definida una buena arquitectura de contenidos.
Definir de manera correcta una arquitectura web para que ayude a encontrar el contenido relevante de tu web a los motores de búsqueda y a los usuarios debe de ser uno de los primeros pasos a la hora de crear o rediseñar una web. Así esta forma se evitarán infinidad de problemas derivados de una mala planificación.