martes, 21 de abril de 2015

¿Todavía no has adaptado tu web al móvil? ¡Aún estás a tiempo!

Google anunciaba el pasado mes de febrero que este 21 de abril iba a modificar cómo su algoritmo servía resultados de búsqueda. Todo lo relacionado con el algoritmo de búsqueda de Google es secreto, y así lo seguirá siendo a pesar de que Francia está intentando tomar un camino legislativo para que la firma tenga que desvelar sus secretos, por lo que las diferentes actualizaciones han conseguido simplemente una gran oleada de especulación y análisis para determinar qué es lo que se debe y no se debe hacer para congraciarse con ellas. En esta ocasión, Google no solo puso deadline, también dio instrucciones. Ahora lo que va a importar es el móvil y aquellos que no estén preparados para ello caerán en el infierno del mal posicionamiento.
Los analistas ya han alertado de que las consecuencias que la actualización tendrá en internet serán mucho mayores de las que Penguin o Pidgeon tuvieron en su momento. Y eso que estas actualizaciones tuvieron consecuencias catastróficas para algunos jugadores online: las content farms fueron severamente penalizadas por estos movimientos.

Las marcas están de hecho ya bastante preocupadas e interesadas por lo que el cambio de Google va a suponer. Según un estudio de gShift, el 52% de las compañías considera que la actualización del algoritmo va a afectar de una manera u otra a sus resultados. Un 65% asegura que ya ha tomado (o que está haciéndolo) decisiones para ajustarse a lo que Google demanda y no quedarse, por tanto, en el camino tras la actualización.
Pero ¿qué se puede hacer para no ser penalizado y no morir en el mundo de las búsquedas a partir del próximo martes? Hacer una lista de tareas, dado que Google ha dado unas cuantas guías, es menos complicado que en ocasiones anteriores.
Comprobar que la web es mobile friendly
Sin duda este es el primer paso que hay que tomar, ya que el móvil es el principal beneficiario del cambio en el algoritmo de Google. Google premiará ahora en sus búsquedas a aquellas webs que estén adaptadas a los dispositivos móviles. Hasta ahora, cuando se hacía una búsqueda desde un dispositivo móvil el buscador ofrecía una señala que alertaba de que se estaba o no ante una página adaptada para que se pueda ver o no bien en ese dispositivo. A partir de ahora, simplemente desplazará las páginas que no lo están en los resultados de búsqueda. Las que no tienen versión móvil serán penalizadas y desaparecerán de los primeros resultados de búsqueda.
¿Supone esto una nimiedad? No, en absoluto. Se espera que el cambio modifique cómo se ven el 40% de las búsquedas móviles y, teniendo en cuenta el altísimo peso que las búsquedas móviles tienen ya en el total de las búsquedas que se realizan online (y en algunos mercados, como el B2B, es incluso más importante: el 77% de los ejecutivos realizan búsquedas desde sus smartphones, según unestudio), ese cambio tendrá un efecto que va mucho más allá de un simple ajuste. Un estudio de Branding Brand señalaba, incluso, que el 43% de todo el tráfico que reciben las webs de las firmas de retail llega directamente a través de un dispositivo móvil.
¿Qué es lo que pide Google? El buscador no lo ha puesto tan complicado como en otras ocasiones: existe incluso una web en la que se puede comprobar si cumplen o no los requisitos en cuestión de diseño móvil.
¿Entrar en pánico? ¿Todo el mundo está preparado?
No está todo todavía perdido. El cambio en el algoritmo está previsto, como todos los medios especializados de Estados Unidos se han cansado de repetir en los últimos meses y semanas, para el próximo 21 de abril. Es el martes que viene y es dentro de una semana. Hacer cambios de última hora no es lo más inteligente (las cosas deben hacerse con cuidado y con previsión) pero sí hay aún margen para ajustar algunas cuestiones y para eliminar otras para que Google no encuentre a una web completamente al filo del desastre. Según un estudio, el 68% de las webs están preparadas (pero un 32% no, podríamos añadir). Y no hay que olvidar que, de los diez medios de comunicación online españoles que mueven más tráfico, solo el 40% es realmente mobile friendly.
Optar por un diseño responsivo
Una de las maneras más sencillas de adaptar una web al móvil está en optar por un diseño responsivo. De hecho, es posible que ahora que Google va a ajustar su algoritmo y va a hacer que lo móvil tenga tanta importancia no paremos de leer y de escuchar hablar de este diseño durante días y semanas.
¿Qué es el diseño responsivo? En realidad no es algo tan nuevo. Hace años que la industria viene hablando de él y hace años que el debate entre optar por ello o crear apps a medida para acceder a los contenidos online era un tema candente. Este tipo de diseño web hace que las páginas se ajusten al ancho de pantalla que el consumidor esté usando. Poco importa que se haya entrado en el site a través de una pantalla del ancho de una smart TV o vía un smartphone de gama baja y pantalla minúscula: el site funcionará perfectamente y se mostrará de una forma eficiente a todos esos usuarios. Google no solo lo tendrá en cuenta sino que en diferentes posts en sus blogs corporativos lo ha recomendado.
Controla la velocidad de carga
Otro de los aspectos que hay que tener en cuenta, como recuerdan algunos medios especializados que han analizado cómo se debe ajustar la web al cambio móvil, es el de la velocidad de carga. De entrada, que un site tarde pocos segundos (y no muchos segundos) en cargar es fundamental para mantener a los consumidores contentos. La experiencia de uso es mucho mejor y la probabilidad de que abandonen la web rápidamente es menor. Pero no solo la velocidad de carga es importante para el consumidor. También lo es para Google. En general, el buscador no es muy friendly con los sitios lentos. Los responsables de las webs tendrán que vigilar cómo se accede y cuánto cuesta hacerlo en dispositivos móviles.
Recuerda todas esas cosas que ya sabes sobre el móvil
La actualización del algoritmo de Google y la fiebre que desatará por ser mobile friendly hará que los responsables de webs estén más preocupados que nunca por esta presencia y que trabajen más cómo se ven sus sites en dispositivos móviles. En estos ajustes no hay que olvidar los elementos que se han ido repitiendo en los últimos años como evitables y poco recomendables para ofrecer una buena experiencia móvil. Puestos a hacer cambios y a comprobar que todo funcione correctamente, es el momento también para repasar si realmente cumplimos con estas ideas y recomendaciones, como por ejemplo la de no usar Flash a menos que sea estrictamente necesario.
No dejes que el móvil te haga olvidar otras cosas
El móvil es el punto más fuerte de la actualización del algoritmo de Google, pero no es lo único que la firma tendrá en cuenta y por lo tanto no hay que olvidar que, aunque menos de primera plana, también habrá otras cosas que cambiar y modificar. Google ha alertado de que su nueva actualización va a penalizar las conocidas como doorway pages o páginas satélite. Estas herramientas funcionaban hasta ahora como una fuente de posicionamiento. No ofrecen información relevante y no aportan nada al consumidor, pero sirven para posicionarse muy bien y conducir al internauta allí a donde quieren llevarlo. Google lo considerará ahora simplemente spamdexing.
Pero esto es todo para Google.com
Cuando Google lanza un cambio en su algoritmo y en sus resultados de búsqueda, tradicionalmente se aplica primero a las búsquedas y a los resultados en inglés. No hay que dejar que esa idea nos haga confiarnos: los cambios siempre llegan también a los demás idiomas.