jueves, 16 de abril de 2015

¿Por qué el SEO profesional puede revolucionar por completo su negocio online?

Internet es un contenedor inmenso en el que llamar la atención se ha convertido en un reto de difícil ejecución para las empresas de todo el mundo. Podríamos contar cuantas webs existen en la red (es algo finito, aunque en todo momento están naciendo sites nuevos) pero el trabajo parece completamente inabarcable. ¿Cómo conseguir llegar hasta los consumidores cuando la competencia es tan amplia que ni siquiera somos capaces de ponerles números concretos?
A lo largo de los años las teorías sobre internet y sobre cómo encontrar el propio lugar en la red han ido apareciendo. Triunfar en internet no es una cuestión imposible y no se necesita ser un gigante empresarial para conseguirlo. No todos los sites de ecommerce tienen que ser Amazon o Asos para conseguir posicionarse entre los espacios de compras que emplean la red para llegar al consumidor. Y no todas las empresas tienen que ser El Corte Inglés o Carrefour para conseguir repicar en su versión online el éxito que pueden tener fuera de ella.

Una de las realidades que ha enseñado internet es que los intereses de los consumidores se organizan ahora de una forma diferente. Es lo que se conoce como economía de la larga cola, o del long tail, que apunta que en la red hay consumidores siempre dispuestos a consumir nichos concretos y es lo que hace que los gigantes omniproductos (al estilo de las galerías comerciales de antaño) tengan éxito pero que las pequeñas tiendas especializadas (como las tiendecita de barrio de antaño) también lo tengan con sus productos específicos.
Otra de las realidades es que una estrategia de guerrilla, es decir, aprovechar los recursos que el mismo entorno ofrece para llamar la atención del consumidor es una manera clara y directa de conseguir la atención de los consumidores y que la página web del negocio en cuestión no se diluya en medio de todos los sites que existen en ese maremágnum de información que es internet. Las redes sociales son una de las más recientes incorporaciones a la lista de espacios que pueden servir para ser embajadores de productos y tiendas y uno de los que están consiguiendo llamar la atención de expertos y marcas. Lo cierto es que no son los únicos: el SEO sigue siendo un elemento decisivo para llamar la atención y destacar por encima de los demás.
Una tienda online, un negocio, no puede prescindir del posicionamiento web. El SEO sigue siendo fundamental desde el punto y hora en el que los consumidores siguen empleando como principal punto de entrada a la red un buscador. ¿Quién no ha escuchado cuando le comenta a otra persona un hecho de última hora o una noticia interesante que ha leído recientemente lo de ah, pues ya lo buscaré en Google? Los consumidores no solo lo emplean para buscar información sino que además lo siguen empleando para encontrar los productos que le interesan. Puede que acudan con los libros a su librería online favorita o que se vayan a comprar cosméticos a esa tienda online de perfumería y cosmética que vende esos jabones de importación tan sofisticados. Pero cuando se trata de hacerse con un producto genérico o con uno en el que no tienen una tienda de referencia, ahí está el buscador para ayudarles a encontrarlo. Una búsqueda es, por tanto, la carta de presentación que muchas marcas tienen para llegar al corazón de sus consumidores.
Por qué no dejarlo en manos de cualquiera
La importancia de los buscadores es por tanto muy elevada y casi, por así decirlo, indiscutible. Saber lo que se hace cuando se hace posicionamiento web es un requisito de importancia suprema. Muchos artículos sobre redes sociales comienzan dejando claro desde el inicio que no se puede dejar en manos de cualquier la presencia en estas herramientas de una marca o de un producto.
Simplificando: Facebook no lo puede llevar tu sobrino, por mucho tiempo que pase en la red social y por muy joven y moderno que te parezca. Lo mismo sucede con el posicionamiento. No se puede dejar en manos de un departamento cualquiera (no vale lo de que como suena a tecnología tendría que ir en TI o como es algo de llegar al consumidor mejor que se vaya a marketing) sino que tiene que estar en donde esté el profesional con los conocimientos y la formación adecuada para hacer lo mejor posible en términos de posicionamiento. Como las redes sociales tienen que estar en manos de un community manager profesional, el SEO tiene que estar en manos de un profesional del posicionamiento.
Sí, leer un par de tutoriales y jugar con cuatro trucos puede ayudarte a posicionarte mejor, pero eso no puede ser todo lo que se haga cuando se establece una estrategia de posicionamiento. El SEO no solo sigue siendo fundamental sino que además puede marcar la diferencia entre la situación de una compañía y su competencia.
Cómo puede cambiar las cosas un buen SEO
La diferencia entre un SEO profesional y dejar el posicionamiento en cuatro ajustes hechos a correr y basándose en cuatro reglas básicas puede ser abismal. Por ejemplo, un SEO profesional puede adelantarse a la tendencia y estar preparado casi de antemano para todo lo que pueda pasar. El próximo cambio de algoritmo de Google (que se aplicará el próximo 21 de abril) es uno de los ejemplos claros de lo que tener una buena estrategia o no puede implicar: quienes han hecho los deberes estarán bien preparados para los cambios y no solo no se verán penalizados por ellos sino que saldrán victoriosos y se posicionarán mejor de lo que estaban.
Pero no solo los cambios en Google demuestran que un buen SEO es una buena idea. Tener una buena estrategia de posicionamiento y un buen profesional que se encargue de ello puede ayudar a separarse de la competencia y a destacar frente a ella. La guerra entre competidores no solo está en ofrecer mejores productos, mejores ofertas o mejor servicio al cliente sino que además también está en ser el primero en llegar al consumidor.
El posicionamiento permite también encontrar oportunidades inesperadas o no habituales para llegar al comprador. Un buen estratega en la materia es un buen conocedor de las preocupaciones y los intereses de los consumidores y por tanto sabe qué es lo que les interesa y por dónde podrá llegar hasta ellos.