domingo, 13 de enero de 2013

El próximo Facebook es móvil y “made in Asia”

Se llaman WeChat, Line y Kakao Talk y quieren convertirse en el próximoFacebook. Son servicios concebidos para la comunicación a través de dispositivos móviles, vienen de Asia, donde están ya arrasando, y quieren repetir ahora el éxito en Occidente.
Ma Hauteng es uno de los hombres más ricos de China. Su fortuna la ha amasado en internet con una empresa que probablemente muy pocos occidentales conozcan, pero que es ya todo un fenómeno en el gigante asiático. Se trata de Tencent que, con 800 millones de usuarios, puede presumir ya de jugar en la misma liga que Facebook.
Sólo durante los últimos doce meses Tencent, la empresa de internet más grande de China, ha llenado sus arcas con casi 7.000 millones de dólares en publicidad, comercio y juegos. Y no sólo eso. A estos increíbles ingresos se suman unos beneficios de alrededor de 2.000 millones de dólares. Hoy por hoy sólo Google puede presumir de ganar más dinero en la red que Tencent.
De todos modos ser número uno en China ya no es suficiente para Hauteng, que quiere ahora extender su imperio a otros rincones del planeta. “China tiene el mayor número de internautas del mundo. Gracias a ello podemos construir modelos de negocio y aplicaciones líderes en todo el mundo. Antes éramos sólo alumnos en la red de redes. Ahora somos maestros”, asegura Hauteng, el dueño de Tencent.
Hasta ahora a las start-ups chinas les ha bastado con copiar modelos occidentales de éxito y trasladarlos a su tierra natal. Weibo es, por ejemplo, una versión china de Twitter; Renren es el equivalente chino de Facebook, mientras que el servicio QQ de Tencent es análogo a servicios como Skype o ICQ. Las start-ups chinas compiten fundamentalmente entre sí mismas ya que la mayoría de empresas occidentales de internet están prohibidas por el gobierno chino.
Sin embargo a Tencent el mercado chino se le ha quedado pequeño y quiere salir a probar otros mercados. Eso sí, quiere hacerlo con cautela, sin atacar directamente a las grandes empresas estadounidenses de internet e intentando abrirse hueco en un mercado que los “yanquis” no han explotado todavía demasiado: internet móvil.
La gran baza de Tencent para conquistar los mercados occidentales se llamaWeChat, una app para dispositivos móviles con la que los usuarios pueden enviar mensajes cortos y fotografías a través de sus smartphones. Y no sólo eso, sino que los usuarios tienen también la posibilidad de enviar mensajes de voz. Además la aplicación cuenta con servicios de videochat y de geolocalización e incorpora también atractivos filtros de fotos. WeChat tiene, por lo tanto, bastantes más funcionalidades que rivales occidentales como WhastApp, Skype o Facebook Messenger.
La mezcla de funcionalidades es, sin lugar a dudas, uno de los puntos fuertes de WeChat. Lanzada a principios de 2011, WeChat contaba ya con 100 millones de usuarios sólo un año después de su debut en el mercado. Seis meses después su comunidad de usuarios era ya de 200 millones.
“Los grandes mercados para WeChat son hoy por hoy Hong Kong, Taiwán, Singapur, Malasia, Tailandia y Vietnam. Pero estamos creciendo también muy rápido en Estados Unidos y en los países árabes”, explica Justin Sen, responsable de la expansión internacional de WeChat, en declaraciones a Focus. Y también en Europa estamos oyendo hablar últimamente de WeChat. A pesar de su creciente popularidad, WeChat no tiene de momento modelo de negocio. “La monetización no es importante de momento”, asegura Sen.
WeChat no es el único as en la manga de Tencent para conquistar los mercados globales. Su otra gran baza se llama Kakao Talk, una app de origen coreano que es una combinación de los servicios ofertados por WhatsApp y Skype y que cuenta ya con 65 millones de usuarios. Consciente del gran potencial de esta aplicación, Tencent, junto con una empresa coreana de juegos, no ha dudado en invertir 80 millones de dólares den Kakao Talk.
No menos ambiciosa que Tencent es la compañía nipona NHN. ¿Su objetivo? Conquistar al mundo con la app de comunicación Line, algo que parece que está consiguiendo. Lanzada en junio de 2011, Line cuenta ya con 70 millones de usuarios en todo el mundo. Line se desarrolló como respuesta al grave terremoto sufrido hace dos años por Japón, un seísmo que hizo imposible la comunicación por teléfono de los habitantes del país del sol naciente.
Actualmente Line centra sus esfuerzos en ofrecer al usuario el intercambio de mensajes cortos y la posibilidad de realizar llamadas telefónicas a través de internet, pero se ateve a mirar más allá. Line es un proyecto ambicioso que quiere convertirse en el futuro en una alternativa a Facebook en internet móvil. “Hemos iniciado un movimiento en Asia y esperamos echar raíces también en Estados Unidos, Europa y otros lugares”, explica Akira Morikawa, presidente de NHN, la empresa propietaria de Line. Morikawa espera que Line llegue en breve a los 100 millones de usuarios.
Ante la creciente proliferación de rivales “made in Asia” en internet móvil, Facebook no se ha quedado de brazos cruzados y ha decido abrir su servicio de mensajería Facebook Messenger a los usuarios sin perfil en la famosa red social.
¿Conseguirá Facebook frenar a sus rivales asiáticos? Sólo el tiempo lo dirá. Facebook es mucho más grande que sus contrincantes de Asia, pero estos tienen una ventaja sobre la empresa de Mark Zuckerberg y es que están concebidos desde el principio para internet móvil. Y el futuro de internet parece pasar indiscutiblemente por los dispositivos móviles. ¿Quién ganará esta batalla de David contra Goliat?