lunes, 22 de junio de 2015

Qué no se debe olvidar cuando se hace SEO para YouTube

Una de las realidades incontestables de internet en los últimos tiempos es que los vídeos se han convertido en una poderosa herramienta para llegar al consumidor. Los vídeos consiguen altas cuotas de engagement, tienen un elevado potencial para convertirse en contenidos virales, logran pasar muchas barreras de entrada a las que deben enfrentarse los consumidores y responden además a la demanda constante de contenidos que estos reclaman, ya que los vídeos se han convertido en uno de los elementos de moda y en uno de los que los consumidores más y más reclaman.
Por ello, todas las compañías se están lanzando a producir vídeos. Los vídeos son la llave para llegar al consumidor y el elemento en el que centran todas sus esperanzas de convertirse en el material constante de la conversación. El vídeo está de moda y todo el mundo quiere emplearlos para convertirse en el nuevo elemento de contenido que los internautas consumirán sin prácticamente dudarlo. Las marcas están subiendo vídeos a Facebook, donde además esos contenidos se posicionan mucho mejor que ningún otro tipo de contenidos, y a YouTube, que es el lugar en el que todas las marcas creen que empezará su aventura como viral. Porque, al fin y al cabo, los vídeos virales son el anhelo secreto (o quizás no tan secreto?, solo habría que hacer una encuesta entre los responsables de posicionamiento online de las marcas y preguntarles a cuántos de ellos su jefe les pidió que les hiciese 'un viral') de las marcas.

Pero triunfar en YouTube no es tan fácil como simplemente subir un contenido a la red de vídeos y esperar que este se convierta rápidamente en viral. Las cosas no funcionan así. No funcionan así ni en YouTube ni en ninguna otra plataforma de contenidos online. Al igual que hay que trabajar para que los contenidos que salen en el blog corporativo se posicionen en buscadores y lleguen por tanto al consumidor que los está buscando en el momento oportuno, lo mismo hay que hacer en el caso de los vídeos. Cuando se lanza un contenido en vídeo, es necesario establecer una estrategia de SEO en YouTube para conseguir que los contenidos no se queden oscurecidos y sepultados entre los millones de vídeos que están disponibles en la plataforma de vídeo y lograr así que lleguen al consumidor que los puede estar buscando.
Y, aunque el algoritmo de YouTube no es tan complejo como el que ordena los resultados de Google (o al menos eso es lo que prometen los analistas), lo cierto es que también hay que tener en cuenta ciertos elementos para conseguir ser quienes mejor se sitúan cuando se busca un contenido en la plataforma de vídeo. En general, se podría señalar que lo más importante está en la información que se indica en el título del vídeo o en las etiquetas, así como en el feedback que esos contenidos recibe por parte de la audiencia (el número de suscriptores al canal una vez que han visto ese vídeo, los comentarios o el ratio de retención de la audiencia que logra ese contenido).
Pero ¿qué pilares concretos se pueden establecer para conseguir triunfar posicionando un vídeo en YouTube? Es decir, ¿qué es lo que no debemos olvidar cuando hacemos SEO para YouTube?
El contenido es muy importante
Puede parecer una verdad de Perogrullo, pero como recuerdan enSearchEngineJournal no se puede esperar lograr el éxito con algo que se crea en una semana y luego se deja ahí. La estrategia de contenido debe ser muy importante, tan importante como la estrategia de posicionamiento del mismo. Hay que ser constante a la hora de crear contenidos y hay que mantener cierta regularidad. El canal tiene que estar siempre activo y sobre todo tiene que contar con un contenido de cierta calidad que consiga atrapar a los consumidores.
Pero no solo ese contenido es relevante
Aunque, lo cierto, es que no solo el contenido del vídeo en sí es importante. También hay que prestar mucha atención al contenido escrito que aparece acompañando al vídeo. Esto tiene una razón lógica: ese contenido escrito, esa descripción que acompaña al vídeo, es el lugar en el que YouTube buscará las palabras clave para saber si ese contenido es exactamente lo que está buscando el consumidor. La descripción tiene que incluir palabras clave y sobre todo palabras clave de larga cola (es decir, esas palabras clave que no van a traer visitas millonarias como 'seguros' pero que servirán para posicionarse muy bien en búsquedas muy específicas).
Ciertos vídeos consiguen mejores posiciones
Por otra parte, y si lo que interesa no es tanto el éxito creativo o el ofrecer contenidos diferentes sino el conseguir grandes audiencias, se puede apostar por los contenidos que son priorizados por YouTube en sus búsquedas. La plataforma de vídeo siente cierta debilidad por cierto tipo de contenidos, que son los que se posicionan mejor cuando un consumidor busca un tema concreto. Los vídeos de 'cómo...' (esos vídeos que son tutoriales que explican cómo hacer una cosa u otra), las reviews tanto de productos como de servicios, los tutoriales en general, los contenidos relacionados con el deporte y el ejercicio y los contenidos que entran dentro de la lista de cosas encantadoras (esto es: todos esos vídeos de gatitos haciendo monerías) tienen una suerte más positiva que otros contenidos dentro de YouTube.
Presenta el canal de la forma más atractiva (para el buscador)
Adecuar el canal de vídeo para hacerlo más atractivo a los consumidores de YouTube no solo tiene un impacto en cómo estos visualizarán el contenido y cómo este resultará más atractivo para los visitantes ocasionales, sino que además servirá para posicionar mejor los contenidos. Algunos trucos a la hora de subir el contenido y distribuirlo pueden ayudar a mejorar las posiciones de los mismos.
Uno de ellos puede ser el de dar al archivo de vídeo un nombre que resulte 'SEO-friendly', al igual que se hace con las imágenes que se suben a internet para mejorar su posicionamiento. Otro puede ser el de cuidar los detalles del canal de vídeo, como puede ser el incluir una imagen de cabecera que cumpla con los estándares de calidad y que tenga un nombre de archivo adecuado o el crear una descripción del canal que sea ajustada y en la que se empleen las palabras clave necesarias. También, además, hay que apostar por crear listas de reproducción (que permite crear lista por temas y así tener un nuevo punto para coincidir con lo que puede querer el consumidor) o el de cuidar los títulos que se le da al contenido.
Y no olvides a los buscadores en general
Y, finalmente, no hay que olvidar que los consumidores buscan contenidos en vídeo directamente en YouTube pero también a través de los buscadores generalistas, lo que hace que posicionarse en esos espacios sea cada vez más importante. Las marcas tienen que intentar llegar al consumidor allí donde él esté y por tanto tienen que esforzarse con cubrir todas las potenciales vías de acceso a los contenidos que ellos puedan seguir.
Por ello, hay que jugar con las palabras clave para lograr colarse en las primeras páginas de resultados de Google (que es donde posiciona a los vídeos de YouTube que tratan un tema). Ciertas palabras clave funcionan especialmente bien para poder establecer esta estrategia, ya que Google las asocia directamente a contenidos en vídeo (porque sabe que eso es lo que está realmente buscando el internauta cuando hace una búsqueda). Eso es lo que hace que cuando busquemos 'gatitos' lo primero que aparezca en el buscador sean resultados de Google Imágenes y links para acceder a vídeos en YouTube. Si ya se busca 'gatitos graciosos', las posiciones ocupadas por vídeos aumentan de forma abrumadora.