jueves, 6 de septiembre de 2012

Haz negocios online con el auge de las redes sociales

Llega el 'social e-commerce'. El 'crowdsourcing' aplicado al comercio electrónico triunfa ya en algunos países y en España comienzan a nacer los primeros proyectos empresariales de esta nueva tendencia.

El éxito de las relaciones sociales en la red está comenzando a hacerse notar en el comercio electrónico, transformando incluso los procesos de creación de los productos. La tendencia llega como siempre de Estados Unidos, donde ya hay negocios de éxito que permiten al usuario participar en el diseño de los productos.

Este tipo de tiendas online se convierten en comunidades virtuales y redes sociales con auténticos fans que opinan, valoran, votan, puntúan, recomiendan y en algunos casos escogen incluso los productos que se fabrican y/o comercializan.

Es el denominado social e-commerce, que ha generado ya algunos ejemplos de éxito y que comienza a llegar a España, aunque más tímidamente. Es el crowdsourcing aplicado al comercio electrónico. Se trata de una nueva filosofía de negocios que se basan en las relaciones sociales entre empresas y clientes, que está dando origen a iniciativas de consumo colaborativo y P2P que están causando furor en Estados Unidos, Reino Unido o Francia.

Ya hay ejemplos de actividades más sencillas, como el diseño y venta de camisetas, pero también más complejas, como la creación de un coche.
Local Motors

Un vehículo fabricado por sus futuros conductores. Ése es el leit motiv de Local Motors, creada en un pueblo de Arizona por el emprendedor John Rogers, ex marine, ex consultor, ex profesor de Harvard y ex analista financiero.

A través de su web construye y comercializa automóviles diseñados por los más de 13.000 miembros de su comunidad, involucrando al comprador en el acabado final de los mismos. Un ejemplo paradigmático de open innovation y crowdsourcing en una compañía que está llamada a revolucionar la antes todopoderosa industria automovilística en Estados Unidos. Fundada hace cuatro años, cuenta con 20 empleados y produce un vehículo propio, el Rally Fighter, y otro cocreado para la Defense Advanced Research Projects Agency.

Threadless

Es uno de los grandes éxitos mundiales en el consumo colaborativo y la aplicación de la filosofía del crowdsouring al comercio electrónico. Nacida, cómo no, en Estados Unidos, fue fundada hace doce años por dos jovencitos transgresores, Jake Nickel y Jacob DeHart, que la crearon en Chicago con 1.000 dólares de sus ahorros y ahora facturan más de 30 millones de dólares. Acaba de llegar a España a través de Facebook.

Se trata de una tienda online en la que cualquier diseñador puede enviar su propuesta de camiseta, cediendo los derechos de autor. Los casi dos millones de miembros de su comunidad en Facebook tiene ya casi medio millón de amigos también votan y valoran las propuestas y aquellas elegidas por los propios usuarios son llevados por Threadless a la línea de producción para ser después vendidas por Internet. Una parte de los ingresos de esas ventas son para los diseñadores cuya propuesta ha terminado fabricándose.

Tutellus

Start up tecnológica puesta en marcha por Javier Ortiz y Curro Gutiérrez, que comenzó su actividad a principios de este año. Se trata de servir de plataforma de contacto entre, por un lado, los formadores, denominados teachers, cualquier profesional de todo tipo de sector que quiera conseguir unos ingresos adicionales con la impartición de pequeños cursos de habilidades o sobre hobbies o aficiones; y, de otro lado, a los usuarios, students en su plataforma, que se interesan por ese tipo de píldoras formativas.

Sus fundadores tienen quince años de experiencia en el mundo online: Curro Gutiérrez es un periodista reconvertido a emprendedor online que vendió su primera empresa, Alicante Actualidad, a un grupo inversor antes de embarcarse en Tutellus. Y Javier Ortiz, ingeniero informático, afronta también su segunda aventura empresarial, después de haber creado Sokartec, una firma de desarrollo de software ágil.

MovoMovo

Una web de alquiler de coches entre particulares en España, que responde a una tendencia que está siendo impulsada seguramente por la situación económica de nuestro país. Como se resienten los bolsillos, hay que idear sistemas para hacer la vida más fácil y económica. Y éste es el objetivo de esta empresa puesta en marcha por una alicantina, Olivia Cruz, y un barcelonés ahora afincando en la oficina de Valencia de MovoMovo, Santi Breu.

El concepto ya triunfa en Estados Unidos, con las firmas GetAround y RelayRides; en Reino Unido (Whipcar) y Francia (BuzzCar).

En nuestro país MovoMovo ya cuenta con más de 2.000 usuarios en 18 ciudades y sus fundadores aseguran que el usuario del vehículo puede llegar a ahorrarse un 30% respecto al coste de los alquileres tradicionales, mientras que los propietarios pueden llegar a percibir hasta 600 euros al mes.

Un artículo publicado en Expansión