miércoles, 1 de julio de 2015

Cómo serán las búsquedas en la Internet del futuro

Según Search Engine Journalel 56% de las búsquedas móviles ya son locales. Esto significa un cambio radical en los hábitos de comportamiento digital de las personas, que cada vez están más predispuestos a ser recomendados por los buscadores y a asumir que deben compartir su geolocalización (y otros datos) como parte de la mejora en la experiencia de usuario.
Pero esto es tan solo la punta del iceberg. ¿Cómo ven los expertos las búsquedas en Internet del futuro? Destacamos seis características clave que muy pronto serán una realidad.
El contexto será el nuevo rey de la interacción digital
Hasta ahora, el contexto del usuario se limita a su histórico de navegación o su localización geográfica. Sin duda, estos aspectos ya han supuesto un gran avance en la experiencia de usuario, pero en el futuro esto irá mucho más allá.

Imaginemos un momento en el que nuestro propio dispositivo conectado nos proponga aplicaciones que no están activas en otros países en los que aterricemos (el caso más claro, sería el de Uber; prohibido en muchos de ellos).
Utilizaremos la voz en vez del teclado
Los avances en los sistemas de interacción, diálogo y comprensión de los big players del sector, están propiciando sistemas que interpretarán no solo nuestras peticiones, sino también la hora del día e incluso nuestro estado de ánimo. Siempre quedará la duda de saber si estaremos dispuestos a compartir con el resto de personas "físicas" nuestras preferencias mientras caminamos por la calle o vamos en el autobús.
El internet de las cosas y lo mobile serán lo habitual
Muy pronto, todo lo que llevemos encima estará conectado a Internet, abriéndose así un abanico de posibilidades nuevas, como por ejemplo que nuestra ropa nos invite a ser lavada en la lavandería de la esquina o que nuestro reproductor o móvil nos avise de los puntos calientes de conexión a Internet en los que además, podamos recargar la batería de forma gratuita.
La búsqueda semántica dejará de ser una teoría
Hoy en día, Google ya es capaz de interpretar lo que buscamos sin necesidad de ser literales en la búsqueda. De momento, las capacidades de la búsqueda semántica se limitan a saber el tiempo, la salida del próximo tren o el tipo de cambio de una moneda? muy pronto y gracias al avance en la velocidad y conectividad de los aparatos, podremos realizar búsquedas complejas basadas no en las preguntas que otros hayan formulado antes, sino en la respuesta que otros dieron a nuestras peticiones incluso sin que nadie llegara a formularlas antes.
El impacto social será más importante que nunca
Reservas para cenar en un, a priori, excelente restaurante de la ciudad. Cuando el sistema detecta que te diriges a él, te muestra una recopilación de las opiniones de tus propios compañeros, lo que pidieron y qué les pareció. ¿Cambiarías tu decisión?
Nuestros amigos tendrán, posiblemente sin saberlo, toda la información de mercado que necesitaremos para ver la siguiente película, recomendar un hotel o elegir la mejor hora para ver la puesta de sol en el local de moda.
La búsqueda visual le dará una nueva vida a nuestras cámaras
En la actualidad, Google ya está trabajando en un proyecto que entienda e interprete las imágenes. En un futuro no muy lejano podremos buscar mediante fotos tomadas con nuestros celulares. Esto, sumado a una mejora en la precisión de la geolocalización, nos permitirá reconocer lugares, obtener mejores rutas en nuestros viajes o saber quién esa chica o ese chico que nos cruzamos por la calle la última vez.
Y vosotros, ¿cómo os imagináis las búsquedas del futuro?

Un artículo escrito por Jordi Hernández